La profesión del GUÍA de TURISMO en tiempos de pandemia

Después de largas semanas de confinamiento en casa, en Galicia el pasado 15 de junio llegamos a la fase de Nueva Normalidad. En ella, el gobierno español nos permitía a los Guías de Turismo salir a la calle y retomar nuestra actividad económica. Aún así, todavía era pronto para verlo como una buena noticia, ya que muchas comunidades autónomas españolas estaban en una peor situación y con un mayor número de afectados, aún no podían salir de su región. Las compañías aéreas comenzaban tímidamente a sacar vuelos de lineas regulares, pero hasta julio estos movimientos eran todavía limitados. Por lo que vi como muchos de mis circuitos se iban cancelando poco a poco.

El principal cliente de mis tours en el pasado eran extranjeros internacionales (alemanes, ingleses, brasileiros, asiáticos, americanos, etc.), siendo los extranjeros entorno al 65% de los peregrinos que llegan a Galicia, sin ir más lejos. Todos ellos todavía no estaban volando, o por falta de vuelos, o por recomendación de los gobiernos de sus países de no viajar a España, o por miedo a salir de sus casas y ciudades, o por la incertidumbre y cambios constantes de los diferentes gobiernos sobre tener que guardar una cuarentena de 15 días al llegar a un país extranjero, etc. etc. Por otro lado, dentro de los viajeros nacionales a Galicia, la mayoría provienen de regiones como Madrid, Cataluña, Castilla-León, País Vasco y Andalucía, y varias de esas comunidades autónomas no tuvieron libertad de movimiento hasta bien entrado julio. Dada esta situación, tocaba pues esperar, y seguir combatiendo con la incertidumbre vivida desde el 14 de marzo, fecha en la que el gobierno español tomaba la decisión de confinarnos.

El 1 de julio los Guías Oficiales de España, unidos a través de la CEFAPIT, salimos a las calles de nuestras principales ciudades para informar a los medios de comunicación, a los políticos y a los ciudadanos de que volvíamos a sacar nuestros paraguas amarillos a la calle, y de que después de varios meses de encierro y formación, estábamos preparados para volver a ser los apasionados embajadores que quieren guiar a los turistas que llegan. Con mascarilla en cara y cero abrazos entre compañeros, sino codazos, como manda el nuevo protocolo en tiempos de COVID19, comunicamos al mundo que empezábamos a trabajar y lo hacíamos llevando a cabo las medidas adecuadas para que Galicia sea un DESTINO SEGURO.

Mascarilla siempre en cara, lavado de manos frecuente y gel en nuestras mochilas, eliminación de folletos y papel en nuestros tours, buena y constante desinfección de nuestros objetos de trabajo (carnet de guía, gafas, paraguas o banderín, etc.), evitar el contacto físico entre colegas y clientes… Eran y son algunas de las medidas que tomábamos desde un inicio. Las ganas y la ilusión por volver a nuestro estilo de vida, en este caso no son suficientes ya que los rebrotes están aumentando a una velocidad considerable y el pánico a viajar vuelve a despertar, si en algún momento se había adormecido un poco para muchos. Por ello, el gobierno sigue apoyando al sector subvencionando un porcentaje de la cuota de autónomo y dando una ayuda económica para aquellos guías que no lleguen a un porcentaje mínimo de facturación en comparación con su último semestre.

Seguimos pues llenos de RESILENCIA, dando las gracias por seguir sanos, viviendo y disfrutando la vida pero con prudencia, cuidándonos y cuidando a los que nos rodean… BUEN VERANO A TOD@S! FELIZ AGOSTO compañer@s!

Viajar en tiempos de COVID19: Empezando Julio2020 en ROMA

Una Roma única e inolvidable! Ese fue mi primer viaje después del confinamiento, gracias a la agencia TURITALIA que organizó un fam trip a Italia, del 2 al 5 de julio sólo apto para atrevidos y amantes de los viajes, y allá me fui.

Nueve agentes de viajes de diferentes regiones de España (Galicia, Madrid, País Vasco, Andalucía y Zaragoza), como compañeros de viaje y todos grandes profesionales y disfrutones. Todos unidos por las ganas de VIVIR después de 3 meses y medio encerrados en casa, y de comprobar por nosotros mismos cómo eran las medidas de seguridad que se estaban llevando a cabo por las empresas del sector (aerolíneas, restaurantes, hoteles, museos, guías, etc.) para luego informar a nuestros futuros viajeros.

Con este viaje, demostramos al mundo que se puede viajar con seguridad, respetando los protocolos establecidos. En ese momento, el turista extranjero no había llegado todavía a Italia, con lo que nuestro grupo era siempre llamativo por cada rincón en dónde nos encontrábamos y fuimos recibidos con una gran calidez y cariño tanto por parte de las empresas, como por parte de la administración pública en materia de Turismo de Roma.